Quiénes ganan y pierden por la baja en precios de petróleo (#Venezuela, #méxico, #OPEP)

Tomado de la Revista Buzos

Por Nydia Egremy

El siglo XX transformó el petróleo de oro negro a suero de guerra. En el inicio de este siglo el descenso de los precios del crudo es una sorpresa geopolítica que ocasiona desequilibrios financieros en los países productores, México incluido. La causa de este fenómeno se atribuye a la sobreoferta de crudo de Norteamérica y la Organización de Países Exportadores de Petróleo y al estancamiento económico de China y Europa. Por ello, los grandes jugadores energéticos y adversarios políticos de Estados Unidos (EE. UU.), entre ellos Rusia, Venezuela e Irán, estarían en riesgo de perder sus ventajas estratégicas.

El petróleo es el producto geopolítico más importante del mundo contemporáneo. Nuestra civilización se basa en el uso de combustibles fósiles: carbón, gas natural y petróleo, que, en conjunto, representan más del 90 por ciento del consumo energético, seguido de energías renovables (o limpias). Desde el segundo cuarto del siglo XX el petróleo definió la geopolítica de la energía y, por lo tanto, todo cambio en la estructura del mercado petrolero impacta en forma global creando ganadores y perdedores.

La actual caída en el precio del crudo anticipa severas crisis políticas y económicas en los países productores, energía barata para los consumidores y beneficios para las poderosas e influyentes trasnacionales energéticas. Las primeras señales de la baja en los precios aparecieron a mediados de junio, cuando el precio del petróleo Brent –del Mar del Norte y referencia para el mercado occidental– cayó 25 por ciento: de 115 dólares a 87 dólares el barril. Los analistas señalan tres posibles causas: 1) Aumento de la producción por Norteamérica –México incluido–, 2) renuencia de los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) a cortar su producción y 3) el lento crecimiento de China y el estancamiento de la economía europea.

Ese panorama contrasta con el de 2011, cuando los grandes consumidores de energía comenzaron a pagar el barril de crudo arriba de 100 dólares y hacían un gran esfuerzo por salir de sus crisis financieras y del endeudamiento. También diverge de lo ocurrido en 1973 cuando los países árabes, en represalia por el apoyo de Occidente a Israel, recortaron el suministro de crudo y subió el precio del barril de tres a 12 dólares. Hace 41 años que el presidente estadounidense Richard Nixon emitió una orden para que los automovilistas de su país no condujeran a más de 88 km/h a fin de ahorrar energía. Hoy los estadounidenses adquieren gasolina a 83 centavos de dólar, en promedio. Esta caída en los precios puso en primer plano el factor geopolítico.

El estratega de CitiGroup en España, José Luis Martínez Campuzano, observa que así como las reservas y la producción de crudo y gas influyen en muchas economías, también lo es la potencial inestabilidad social dentro y fuera de esos países. Ejemplo de ello fue la caída de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, cuya principal causa se atribuye al descenso del precio del crudo –su gran exportación– en dos terceras partes entre 1980 y 1986. En contrapartida, el reposicionamiento global de Rusia y el mantenimiento del liderazgo del presidente Vladímir Putin se atribuyen a que el precio del barril se triplicó del año 2000 a hace unos meses. Situación similar se ha suscitado en Venezuela. El director de la revista Voces y Cultura, Eduardo Giordano, observa la existencia de una manipulación de los precios con obediencia a una estrategia geopolítica dedicada a promover conflictos, bloqueos y sanciones contra países productores. El autor de Las guerras del petróleo: geopolítica, economía y conflicto (2002), afirma que este tipo de estrategias se aplican desde los años 70 y advierte consecuencias indeseables en diversas regiones del orbe, entre ellas un aumento en la presión migratoria y el riesgo de radicalización islámica.

Perdedores Hace varios lustros, los grandes productores de petróleo se acostumbraron a precios altos del petróleo, con los que apuntalaron sus presupuestos nacionales. En un escenario de bajos ingresos, las dificultades presupuestarias están a la puerta para Rusia, Venezuela, Irán y México, que deberán reconsiderar sus prioridades en el gasto público y buscar otros destinos para su petróleo en medio de la alta oferta. El 80 por ciento del crudo ruso proviene de sus yacimientos en Siberia Occidental, pero están en declive, por lo que las petroleras rusas Rosneft, LuKoil, Surgutneftegaz y Gazprom Neft, planean grandes inversiones para explotar nuevos pozos ahí y en el Ártico. Cada día Rusia exporta unos cinco millones de barriles (mdb) y la caída de precios ya afectó su presupuesto 2015, pues necesita agregar 10.5 mdb para ajustarlo.

Además, enfrenta las sanciones económicas y financieras que le impuso Occidente a comienzos de este año por su diferendo con Ucrania. Pese a esta volatilidad geopolítica, el ministro de Energía ruso Alexander Novac no advierte un escenario adverso para la posible reelección de Vladímir Putin en 2018. No obstante, conflictos políticos como el fortalecimiento de la oposición rusa y la crisis nacionalista de Ucrania podrían surgir en el futuro cercano. Irán posee las terceras reservas mundiales de petróleo y confía que el desplome de los precios será breve. Para enfrentar las sanciones que le impuso Occidente, necesita que el crudo se cotice a 140 dólares, justo la mitad del precio que su rival, Arabia Saudita, está dispuesto a resistir. Para salir adelante, en agosto acordó vender crudo a Rusia y un 36 por ciento más a India.

La revista The Economist no descarta que esta situación fortalezca a los opositores del presidente iraní Hassan Rohani, quien ofreció mejorar el nivel de vida de su población. Si la economía del país persa se hunde, beneficiará a los políticos anti-Irán en EE. UU. No obstante, la experiencia confirma que el país persa sabe salir airoso ante las dificultades. Venezuela y México, grandes exportadores de crudo, también pierden con la baja. En octubre recibieron la visita del ministro saudí del petróleo Ali al Naimi, justo antes del 27 de noviembre, cuando la OPEP debatirá la división entre los miembros que buscan reducir la producción para proteger el precio del petróleo (Venezuela) y otros, como Arabia Saudita e Irak, que se dicen conformes con el precio del barril a 80 dólares. En México el efecto aún se procesa. Sus exportaciones de crudo apenas son el 12 por ciento, aunque contribuye de forma esencial a las finanzas públicas.

Los analistas cuestionan al Gobierno por no aprovechar el largo periodo de precios altos en materias primas para ahorrar y prepararse para esta contingencia. También preguntan cuándo comenzará a formarse el ofrecido Fondo Mexicano del Petróleo. Una caída limitada en los precios casi no se sentirá en México, según la calificadora Merrill Lynch, y señala que el Gobierno adquirió coberturas de riesgo contra fluctuaciones de precio que lo protegen, además del aumento progresivo a las gasolinas como colchón para las finanzas. La reducción de la expectativa de crecimiento confirma otro riesgo: que la apertura del sector a las trasnacionales (con la Reforma energética) pone en riesgo la renta petrolera.

La caída sería devastadora para Venezuela, coinciden los analistas. Su economía depende al 100 por ciento del ingreso petrolero porque con éste financia sus amplios programas sociales, importa comida y medicamentos y paga su deuda. Hoy su crudo cotiza en 77 dólares el barril, cantidad muy inferior a los 120 dólares que necesita para combatir su elevada inflación. El impacto se dejará sentir también en el freno a las ayudas que brinda a sus aliados latinoamericanos y del llamado Tercer Mundo. El peor escenario es el fortalecimiento de la oposición de ultraderecha con críticas al ajustado presupuesto bolivariano.

Y aunque se afirma que Brasil, Argentina y Colombia enfrentarán con solvencia esta crisis, Ecuador la pasará mal, pues a la baja del precio se sumó la ampliación del diferencial o castigo por la menor calidad de su crudo. Esto ya afectó el presupuesto 2015 que el Ministerio de Finanzas presentó a la Asamblea el 31 de octubre. Y aunque el analista de DNB Markets, el noruego Torbjorn Ljus, cita que los consumidores estadounidenses se beneficiarán con el petróleo más barato, reconoce que esto es malo para Noruega, productor de crudo.

Maniobra especulativa En el mundo, el precio del petróleo se determina por su oferta, demanda, factores políticos y especulativos. Con visión estratégica, EE. UU. –el mayor consumidor de energía– ya incorporó su petróleo shale (no convencional o fracking) a la canasta mundial y redujo sus importaciones (del 60 por ciento en 2005 al 33 por ciento en 2013 y este año al 22 por ciento). Según Commerzbank, fue de esta forma como contribuyó a la abundancia de crudo. Esto ocurre en medio de tensiones geopolíticas como la ofensiva contra el Estado Islámico (EI) en Irak –que tiene el 11 por ciento de reservas probadas– y Siria; la crisis Occidente-Rusia por el control estratégico y político en Ucrania y el caos imparable en Libia, que también aumentó su producción.

Esta aparente paradoja se explica por la ausencia real de perturbaciones en el suministro de petróleo en zonas de conflicto. El pánico inicial del mercado, tras la ofensiva del grupo EI en Irak, se atenuó porque ese país sigue exportando 2.5 millones de barriles diarios, según la banca de inversión Natixis. La explicación de esta caída no excluye hipótesis conspirativas. El analista jefe del fondo ruso de Seguridad Energética Nacional, Alexánder Pásechkin, esboza dos; la primera, sostiene que EE. UU. y Arabia Saudita redujeron los precios para hundir el presupuesto de Rusia y socavar sus objetivos geopolíticos.

La segunda, atisba el plan de Arabia Saudita y otros productores árabes para destruir la competencia estadounidense por su invasión de crudo shale, más barato que el convencional. Por su parte, el director del Instituto de Energética Nacional de Rusia, Serguéi Pravosúdov, afirma que las petroleras trasnacionales y los grupos de presión (entre ellos el sector industrial militar) buscan desestabilizar el Medio Oriente para incrementar sus beneficios. Por eso abogan por bombardeos masivos en Irak o la confrontación en Libia y aunque un nuevo conflicto militar parece improbable, si ocurriera, los precios volverían a subir, concluye Pravosúdov.

Lo único cierto es que EE. UU., con el uso extensivo del fracking, pronto se convertirá en gran exportador de crudo. A fines de este año, la producción de Texas superará la de Irak e Irán. Con esa seguridad y el crudo mexicano para su reserva estratégica, la superpotencia maniobrará cómodamente a futuro. Pero si el precio baja a menos de 70 dólares, su extracción del crudo shale será demasiado cara y será el fin de la expectativa estadounidense. Para los consumidores la situación se resume en que hoy los estadounidenses pagan 83 centavos de dólar por litro de gasolina (11.2 pesos mexicanos, el promedio más bajo desde 2011). En contraste, los mexicanos pagaron en noviembre 14 pesos por litro de gasolina Premiun y 13.22 pesos por litro de gasolina Magna. Esto confirma que la caída de precios de petróleo en el mundo es buena para quienes compran y mala para quienes venden, además de los múltiples y complejos daños colaterales políticos y económicos.

Anuncios

Acerca de ciberperiodistas

“La verdadera función de un periodista es descubrir e investigar temas de interés público, contrastarlos, sintetizarlos, jerarquizarlos y publicarlos, recurriendo a fuentes periodísticas fiables y verificables, bajo el principio de respetar la verdad por encima de todo".

Publicado el noviembre 24, 2014 en En el tintero, Opinión y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: