Elecciones en #EEUU: Los últimos son los primeros en una contienda sin líderes

Por: Ramón Sánchez-Parodi Montoto

Durante la temporada veraniega que toca a su fin, la fase de primarias en el proceso de elecciones presidenciales de 2016 en los Estados Unidos se ha caracterizado por la algarabía mediática que tiene como su centro de inspiración al mega-empresario Donald Trump. Para sorpresa de los expertos políticos y preocupación del resto de los contendientes y del estamento tradicional bipartidista estadounidense, Trump ha sido catapultado, con amplia ventaja, al lugar cimero entre los diecisiete principales  aspirantes republicanos, según la conclusión unánime de las encuestas de opinión pública.

Además, desde que el 6 de agosto tuvo lugar el primer debate presidencial público entre los aspirantes republicanos, la figura del neurocirujano afroamericano, Ben Carson se ha disparado en las encuestas hasta alcanzar un segundo lugar de preferencia. Carson, es un conservador y desde 2014 afiliado de “pura cepa” al Partido Republicano pero, como en el caso de Trump, no es un político profesional ni cuenta con el apoyo del liderazgo republicano ni de grandes donantes o importante comités de acción política.

Y también la ex ejecutiva principal de la multinacional Hewlett Packard y derrotada aspirante a senadora por California en 2010, Carly Fiorina,  ha reforzado su posición colocándose en el sexto lugar entre los aspirantes republicanos, según el promedio calculado por Real Clear Politics de las encuestas nacionales realizadas entre el 20 de agosto y el 8 de septiembre por cinco reconocidas organizaciones.

Estos resultados dan fuerte respaldo al criterio de que el atractivo de Trump como aspirante a la nominación republicana no es un fenómeno exclusivo o reflejo de su persona, sino del descontento o decepción de los votantes republicanos con la actuación de los políticos profesionales de su partido.

De hecho, el promedio calculado por Real Clear Politics da una mayoría absoluta (50,8%) a la suma de las preferencias por Donald Trump (29,8%), Ben Carson (16,0%) y Carly Fiorina (5,0%), ubicándolos, respectivamente, en el primero, segundo y sexto lugar. Los ocupantes del tercero, cuarto y quinto lugares (todos ellos políticos profesionales) suman solo el 20,8 % de las preferencias y son, respectivamente,  el ex gobernador de Florida Jeb Bush (8,3%), el senador por Texas Ted Cruz (7,0%) y el senador por Florida Marco Rubio (5,0%).Del séptimo al onceno lugar con una puntuación total en las encuestas de 17,4% se ubican, en ese orden: el gobernador de Wisconsin, Scott Walker (4,8%); el ex gobernador de Arkansas,  Michael Huckabee (4,3%); el gobernador de Ohio, John Kasich (3,8%); el gobernador de New Jersey,  Chris Christie (2,5%); y el senador por Kentucky, Rand Paul (2,0%).

Estos once aspirantes serán los invitados al segmento estelar del  segundo debate de los aspirantes republicanos punteros el próximo miércoles 16 de septiembre. Los restantes aspirantes  deberán conformarse con un debate que tendrá una cobertura y duración de nivel secundario según las reglas establecidas por la CNN, órgano organizador y difusor del evento. Son ellos, el gobernador de Louisiana, Bobby Jindal; el senador por South Carolina, Lindsey Graham; el ex senador por Pennsylvania, Rick Santorum and eñ ex gobernador de New York, George Pataki. Estaba incluido el ex gobernador de Texas, Rick Perry, pero el pasado 11 de septiembre anunció que retiraba su aspiración; el primero de los principales aspirantes republicanos que anuncia esa decisión, dando inicio a la cuenta regresiva en la categoría de “aspirantes”. El aspirante restante,   el ex gobernador de Virgina, Jim Gilmore, ni siquiera logró alcanzar el 1,0% en una encuesta, requisito mínimo para participar en el debate. Ahora es un fuerte candidato a retirarse de la contienda.

Ni Trump, ni Carson, ni Fiorina son “políticos  profesionales” o han ocupado cargos electivos o gubernamentales, aspecto que revela la falta de credibilidad que tienen los líderes y las estructuras partidistas no solo entre sus propios correligionarios, sino incluso entre los votantes calificados como independientes. Trump ni siquiera es un afiliado al Partido Republicano y fue forzado por el Comité Nacional Republicano a firmar un compromiso de que no aceptaría ser nominado por un tercer partido, lo cual hizo para poder seguir ocupando un lugar entre los aspirantes republicanos.

La proliferación de candidatos republicanos, la alta aceptación de los que no son “políticos profesionales” y el poco entusiasmo con que han sido acogidos por los afiliados  constituyen indicios de la ramificación hacia el sistema político tradicional norteamericano de la crisis más general que afecta la sociedad de los Estados Unidos, aspecto que ya comienza a ser reconocido por los propios políticos y comentado por los analistas especializados en los grandes medios de difusión de ese país.

Aunque en menor medida, una situación similar se presenta en el Partido Demócrata ante la sostenida caída en las encuestas que viene experimentando la favorita absoluta, Hillary Clinton. En contraste, al  senador independiente por Vermont y autoproclamado social-demócrata, Bernard Sanders, se le prodiga una amplia atención por el sorprendente respaldo alcanzado en su aspiración a la nominación como candidato presidencial del Partido Demócrata, recaudando una suma por encima de lo esperado con donaciones individuales relativamente pequeña y sin apoyo de ningún PAC o Super PAC, con entusiastas concurrencias a sus eventos de campaña electoral y la incorporación de un gran número de jóvenes especialistas en informática y computación que aportan voluntariamente a la campaña sus conocimientos para la delicada y costosa actividad  de diseño, organización y control de trabajo electoral.

Paralelamente, han trascendido al domino público las gestiones que viene realizando el vicepresidente de la república, Joseph Biden,  sondeando sobre el apoyo que recibiría de grupos sociales, líderes demócratas y grandes donantes ante su eventual decisión de aspirar a la nominación por el Partido Demócrata.

La evebntual decisión de Biden, quien ha creado un pequeño equipo de campaña electoral y debe anunciar su decisión en los próximos días, alcanza una mayor repercusión ante el sentimiento prevaleciente en los votantes que Hillary no es confiable ni honesta en sus reacciones ante acusaciones como las relacionadas con el uso para asuntos oficiales de su cuenta personal de correo electrónico, entre otras.

Hasta ahora ninguna de esas acusaciones ha podido ser sustentada, pero su imagen pública está siendo dañada. Por su parte, Joseph Biden ha tenido que hablar públicamente de su posible presentación como aspirante a la nominación por el Partido Demócrata, pero cuidándose mucho de dar alguna señal sobre cuál será su decisión final. De todas formas, llama la atención que Biden no descarte de plano la posibilidad de aspirar y le deje el camino libre a Hillary. El único argumento público para no tomar una decisión es de carácter íntimo: la trágica muerte de su hijo, víctima de un cáncer del cerebro.

La tradición política marcaba a Biden como el candidato natural, después de haber fungido como vicepresidente durante ocho años, pero siempre fue opacado por la sombra de la aspiración de Hillary Clinton. Si Biden se decide a aspirar, la explicación solo es una: la vulnerabilidad de la otrora considerada imbatible Hillary Clinton.

En este escenario, el senador Bernard Sanders comienza a mostrar una fuerza electoral insospechada cuando comenzó su campaña. Una encuesta del pasado 10 de septiembre, lo colocaba un 11% (49%-38%) por encima de Hillary en la preferencia de los afiliados demócratas en Iowa. Cinco días atrás, otra encuesta en New Hampshire de NBC News/Wall Street Journal, le otorgaba una ventaja mínima de 1% (41%-40%).

De los resultados que tengan las investigaciones en curso podría depender el futuro de Hillary como candidata. Si estas no llegan a concretarse en inculpaciones, el cuestionamiento a su candidatura podría disolverse en el tiempo que falta hasta el inicio de los eventos de primarias a partir del 1º de febrero de 2016. No solo Hillary es favorita por amplia ventaja en las encuestas en el ámbito nacional, sino es la aspirante más reconocida  nacional e internacionalmente, cuenta con mayor respaldo financiero, el apoyo del liderazgo demócrata, es aceptable para el sector liberal demócrata, ha organizado un fuerte y experimentado equipo de campaña y ya tiene desplegado sus activistas en los cincuenta estados del país.

Estas son las razones por las cuales hay un número tan reducido de aspirantes demócratas. Ni Martin O´Malley, ex gobernador de Maryland, ni el ex senador por Virginia Jim Webb, ni el ex senador y ex gobernador de Rhode Island, Lincoln Chaffe, originalmente republicano y desde 2013 afiliado al Partido Demócrata, han logrado organizar una campaña con  alguna significación y los tres juntos solo alcanzan el 5% de las intenciones de voto en el mencionado promedio de las encuestas calculado por Real Clear Politics.

Cuando resta un año para el comienzo de la etapa de elecciones generales, el proceso se caracteriza por la incoherencia en las campañas de los aspirantes republicanos, donde prima el factor de la peculiar manera de actuar de Donald Trump quien ha logrado imponer un estilo demagogo, agresivo, de ataques personales contra sus contrincantes, prepotente y echando a un lado las normas de comportamiento que han sido habituales en la arena política donde se enfrentan los llamadas partidos mayoritarios. Del lado demócrata, prima la actitud cautelosa. En fin, queda mucho tramo por recorrer y muchas confrontaciones que dilucidar.

Como dice el poeta: se hace camino al andar.

*Parodi es autor del libro “Cuba-Usa; Diez Tiempos de una Relación” (Editorial Ocean Press, Mexico, 2010 y Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 2012) y del libro “El Espectáculo Electoral Más Costoso del Mundo”   (Editorial Ciencias Sociales, La Habana, 2015).

Anuncios

Acerca de ciberperiodistas

“La verdadera función de un periodista es descubrir e investigar temas de interés público, contrastarlos, sintetizarlos, jerarquizarlos y publicarlos, recurriendo a fuentes periodísticas fiables y verificables, bajo el principio de respetar la verdad por encima de todo".

Publicado el septiembre 14, 2015 en CUBA, En el tintero, Noticias, Opinión, Plumas invitadas, Política, Variado y etiquetado en , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: