El buen vecino y su niño prodigio.

Por Iroel Sánchez

Amor recién nacido al fin, la relación entre Barack Obama y Mauricio Macri ha tenido una intensidad adolescente.

Durante su reciente visita a la Argentina, el presidente de Estados Unidos se esforzó en explicitar su identificación con el accionar del gobierno de la alianza Cambiemos, alabó lo hecho por este aumentando el desempleo y subiendo las tarifas de servicios básicos como agua, electricidad y transporte público, en el breve período de cien días gobernando por decreto y  lo destacó como un “ejemplo”. Dijo entonces Obama, según artículo del diario español El País titulado “Obama consagra a Macri como aliado privilegiado de EEUU en América Latina“:

“Visto el interés del presidente Macri en la transparencia, la rendición de cuentas, la reforma económica en Argentina está dando un ejemplo para otros países del hemisferio.”

Apenas una semana después Macri estaba en la Casa Blanca y de nuevo se fotografiaba con la sonrisa del primer presidente afroamericano de la historia que no ha dejado lugar a dudas, a pesar de unos días antes haber elogiado la educación y la salud cubanas, de que su opción es la imposición del neoliberalismo a ritmo de contingente y el regreso de empresariado al poder.

La nueva política del gobierno estadounidense hacia América Latina parece trenzar en un solo haz tres líneas de conducta pero no olvida dejar claras sus preferencias. La continuidad de la hostilidad hacia los gobiernos antineoliberales de la región, cuyo escalón más alto es la reiteración de Venezuela como “amenaza extraordinaria” a la seguridad nacional de los EEUU, se combina ahora con la conversión de Argentina -carente aun de la ingobernabilidad del otro gigante neoliberal, México- en el “modelo” para el subcontinente y el intento de la destrucción simbólica de la rebeldía cubana que en la misma gira que lo llevó a Buenos Aires protagonizara Barack Obama.

En Venezuela, Ecuador y Bolivia las embajadas de EEUU trabajan a todo vapor con las oligarquías locales y el poderío comunicacional que mantienen intacto en esos países a través de los medios privados globales y nacionales. Mientras, en Brasil, el golpe contra el gobierno de Dilma Rouseff avanza animado por los Macri del gigante sudamericano.

El error de dejar intacto el aparato del estado burgués comienza a pasar su cuenta más temprano que lo previsto y a la clase media que -como ha dicho Silvio Rodríguez- es la más reaccionaria por estar a medio camino entre lo que aborrece y lo que ilusiona no se le puede pedir que tenga memoria para recordar quién la sacó la de la pobreza ante una guerra encabezada por aquellos a quienes desea parecerse. Allí donde ha crecido, gracias a las políticas antineoliberales, Washington la saca a combatir para restablecer el neoliberalismo que volverá a hacerla enflaquecer, y en Cuba, cuya oligarquía está en Miami, hay que convertirla, en palabras del Subsecretario de Estado Anthony Blinken, en el “mejor instrumento” para llevar la Isla al capitalismo.

El escándalo que acaba de desatarse con los “Papeles de Panamá” involucra a Macri en una lista de sociedades en paraísos fiscales junto los primeros ministros de Georgia e Islandia, el rey de Arabia Saudita, Salmán bin Abdulaziz; el presidente de Ucrania, Petro Poroshenko; la hermana del ex monarca de España, Pilar de Borbón ente muchos otros amigos de EEUU. El vocero de Macri ha dado una explicación que revela su alianza con la misma clase que quiere dar lecciones de ética a Dilma Rouseff:

“Dicha sociedad, tenía como objeto participar en otras sociedades no financieras como inversora o holding en Brasil. Estuvo vinculada al grupo empresario familiar. De allí que el Sr. Mauricio Macri fuera designado ocasionalmente como director, sin participación accionaria”

La empresa del actual presidente argentino fue registrada en las islas Bahamas entre 1998 y 2009, sin embargo,  cuando fue electo como gobernador de Buenos Aires en 2007, el actual presidente de Argentina no incluyó en su declaración jurada su relación con esa compañía. El niño prodigio al que Obama elogió por su “transparencia” y “rendición de cuentas” parece que está haciendo quedar un poco mal a su enamorado promotor.

Anuncios

Acerca de ciberperiodistas

“La verdadera función de un periodista es descubrir e investigar temas de interés público, contrastarlos, sintetizarlos, jerarquizarlos y publicarlos, recurriendo a fuentes periodísticas fiables y verificables, bajo el principio de respetar la verdad por encima de todo".

Publicado el abril 6, 2016 en argentina, CUBA, EE.UU., Política y etiquetado en , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: