Inmersos en diplomacia científica en Cuba

Un grupo de científicos Cubanos y de Universidad de Michigan posan para una foto en el Parque Nacional Península Guanahacabibes.

Por Emily Kagey

Desde las profundidades del Mar Rojo a las alturas nada despreciables del campamento base del Monte Everest en el Himalaya, el profesor David Sherman no pierde tiempo en su incansable búsqueda de nuevos organismos y productos naturales que podrían servir de base para futuros medicamentos.

Pero este verano, Sherman, quién dirige su propio laboratorio en el  Instituto de Ciencias de la Vida en la Universidad de Michigan, y Amy Fraley, una estudiante de posgrado en la U-M e investigadora en el laboratorio, viajaron a Cuba con una misión especial: establecer relaciones con científicos en la isla para facilitar posibles colaboraciones científicas en el futuro.

“Al comienzo, nuestro objetivo es iniciar la formación de algunas colaboraciones -identificando con quién podemos trabajar, cómo podemos ayudarlos y lo que ellos pueden hacer para ayudarnos”, dijo Fraley. “Es más ‘diplomacia científica’ por ahora.”

El programa de Sherman estudia los compuestos biológicos complejos producidos al interior de los microorganismos, sustancias bioactivas que se asocian a menudo con mecanismos de defensa que han evolucionado a lo largo de millones de años.

La idea principal detrás de la investigación es aprovechar el poder de estas reacciones químicas, dejando que la naturaleza realice transformaciones que serían excesivamente laboriosas si no imposibles de hacer en el laboratorio.Muchos de los antibióticos más conocidos son productos naturales – como la rapamicina, que proviene de las bacterias que se encuentran en una muestra de tierra de Isla de Pascua y que ahora es un inmunosupresor aprobado por la FDA.

Esta investigación ha llevado Sherman desde las profundidades del Mar Rojo al campamento base del Monte Everest en el Himalaya en busca de nuevos organismos y productos naturales que podrían servir de base para futuros medicamentos.

La oportunidad surgió cuando Sherman fue contactado por CUBAMAR, un proyecto de investigación y conservación marina de la Fundación Océano, que busca fomentar la colaboración en investigación científica entre Cuba, Estados Unidos y otros países vecinos para mejorar las prácticas de conservación marina y la política en un país donde el aislamiento político ha impedido mucho progreso científico.

A finales del 2014, el gobierno de Estados Unidos anunció su intención de restaurar las relaciones con Cuba. Con un mejor acceso a la nación, los científicos estadounidenses empezaron a aprender más acerca de Cuba y de los efectos que el embargo de Estados Unidos ha tenido en la investigación en la isla, así como las oportunidades y desafíos de financiación interna para muchos projectos. También han aprendido acerca de la prioridad que el país ha dado a la investigación que el gobierno cree hará avanzar el bienestar nacional, especialmente en las áreas de biotecnología, salud humana, ecología y conservación.

Con un programa de investigación establecido perfectamente en el cruce de estas áreas, Sherman -quien enseña en las escuelas de medicina y farmacia, así como en los departamentos de química y química médica en la U-M- no dejó pasar la oportunidad de establecer conexiones personales con científicos marinos de la nación.

Durante su viaje de 10 días en agosto, Sherman y Fraley encontraron una amplia gama de hongos y cianobacterias, muy parecidos a aquellos con los cuales el laboratorio normalmente trabaja, mientras que la exploración de cuevas en el Parque Nacional Península Guanahacabibes y Viñales y el buceo en nueve sitios ecológicamente diversos dentro del sistema de arrecifes María la Gorda.

Y, lo más importante, se reunieron con varios científicos con los que esperan construir colaboraciones.

“Esta fue una gran oportunidad, a pesar de que estaba claro que no íbamos a tener tiempo para obtener los permisos en su lugar para recoger las muestras mientras estábamos allí,” dice Sherman. “Sobre todo en lugares como Cuba, realmente tienes que hacer conexiones con la gente antes de tiempo.”

La esperanza es que las alianzas formadas durante este viaje permitan a los científicos comenzar el desarrollo de proyectos que beneficien a la investigación en ambos países.“Sin estas colaboraciones, ninguna de las partes puede realmente aprovechar el potencial de la biodiversidad allí”, explica Fraley. “Como estadounidenses, no podemos ir cerca de las regiones costeras sin el permiso del gobierno cubano, y eso tiene que venir a través de las conexiones con los investigadores universitarios y científicos marinos que trabajan en Cuba. Y, por otro lado, las herramientas y técnicas que hemos construido en nuestro programa en la U-M en realidad no tienen una contraparte allí todavía.

”Sherman, quién también bucea, espera para obtener un mayor acceso a los arrecifes para descubrir nuevos organismos y moléculas que añadir a la biblioteca de más de 30.000 extractos de productos naturales de la UM.

“Debido a una falta general de turismo, sus arrecifes son relativamente prístinos,” dijo Sherman. “El punto de partida para gran parte de nuestro trabajo es que los microbios provienen de estos biológicamente diversos puntos de acceso.

“La biodiversidad única corresponde con la diversidad genética única, que a su vez corresponde a la química única en el metabolismo secundario de los organismos – y que es en definitiva lo que nos interesa,” añadió.Los investigadores de la UM también esperan aprender más acerca de la investigación acerca de la conservación que se está llevando a cabo en Cuba, y los científicos cubanos están igualmente dispuestos a compartir sus avances con otras naciones.

Durante su viaje, por ejemplo, Fraley y Sherman observaron los nuevos enfoques que los ecologistas marinos cubanos han desarrollado para la recuperación de coral dañado. Estos métodos podrían ayudar a los esfuerzos para rescatar a los arrecifes en los Estados Unidos, que podrían desaparecer en las próximas dos a tres décadas.

Los investigadores cubanos también se beneficiarán de la colaboración con el laboratorio de Sherman, accediendo a tecnología y técnicas que no están disponibles en su país -como la secuenciación de ADN avanzada. “Podríamos ayudar de muchas maneras solo en esa área”, señala Sherman.Más allá de proporcionar herramientas específicas, tales colaboraciones ofrecen una base para nuevos programas de investigación en Cuba, proporcionando los conocimientos necesarios para conectar la investigación microbiológica marina a la biotecnología y la salud humana.

“No conozco a nadie que esté realmente trabajando en mi área, que abarca el ámbito de la microbiología marina y el descubrimiento de productos naturales,” dijo Sherman. “Traemos la experiencia para ayudar a desarrollar un programa de investigación sostenible en el descubrimiento de productos naturales, y que conduzca a la posibilidad de descubrimiento de fármacos. Y el potencial para el descubrimiento de fármacos es de gran interés para la mayoría de científicos que se preocupan por mejorar la salud humana.

”Los beneficios de este tipo de ciencia abierta, colaborativa, puede extenderse mucho más allá de los investigadores o laboratorios específicos involucrados. Las colaboraciones de Sherman, por ejemplo, a menudo conducen a la caracterización de nuevos productos naturales, que investigadores de todo el mundo académico y la industria pueden analizar por su capacidad de lucha contra la enfermedad.

Sherman y sus colegas han estado construyendo una biblioteca de productos naturales en el LSI que complementa la biblioteca química sintética de la universidad, que también es accesible a otros investigadores de la UM y grupos externos a través del centro de la LSI de Genómica Química.

Esto permite a los investigadores revisar ambos tipos de compuestos para encontrar los mejores agentes para sus objetivos, dijo Sherman. “Por lo tanto, queremos que esta biblioteca sea lo más diversa posible.

”Y más allá de beneficiar a instituciones específicas, los datos publicados en un reciente Nature comentario mostró que este tipo de colaboración internacional también puede tener un impacto en el campo científico en su conjunto.

El análisis de los datos de publicación y citación reveló una fuerte correlación entre la “apertura” de una nación – el número de estudios que publica con autores de otras naciones, así como la capacidad de sus investigadores para reubicarse – y su impacto científico.

Los autores hacen hincapié en que las naciones que desean maximizar su impacto científico se beneficiarían de una mayor colaboración internacional, y recomiendan que los organismos de financiación “se alejen de las políticas que financian sólo a los investigadores nacionales”, y en lugar de vincular a los científicos nacionales a la mejor ciencia dondequiera que esté.

Amy Fraley, una estudiante de posgrado en la Universidad de Michigan, muestra la bandera de la universidad bajo el agua. Fraley trabaja en el laboratorio de David Sherman en el Instituto de Ciencias de la Vida de U-M, cuyo programa ha buscado desde las profundidades del Mar Rojo al campamento base del Monte Everest en el Himalaya nuevos organismos y productos naturales que podrían servir de base para futuros medicamentos.

Sherman tiene la esperanza de que los recientes avances en Cuba continuarán para permitir tales enlaces, incluso si el deshielo en las relaciones entre los EE.UU. y Cuba no continúa.“Creo que hay esperanza, porque todavía hay interacciones activas y colaboraciones entre los EE.UU., CUBAMAR y los científicos cubanos,” dice Sherman. “Las cosas van en la dirección correcta.”

Tomado de LIFE SCIENCE INSTITUTE.

Acerca de ciberperiodistas

“La verdadera función de un periodista es descubrir e investigar temas de interés público, contrastarlos, sintetizarlos, jerarquizarlos y publicarlos, recurriendo a fuentes periodísticas fiables y verificables, bajo el principio de respetar la verdad por encima de todo".

Publicado el enero 4, 2018 en Ciencia, EE.UU., medio ambiente, Opinión y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: