Archivo del sitio

Fidel Castro y el Foro de Sao Paulo (+Fotos y Videos)

iv2bencuentro2b6El Comandante Fidel Castro en la clausura del IV Encuentro del Foro de Sao Paulo en La Habana, Cuba, el 24 de julio de 1993 dejaba un mensaje que 21 años después, continúa manteniendo una vigencia sin par. Les dejo la clarinada de Fidel, sus palabras son más que elocuentes para los 180 partidos y organizaciones de izquierda que se reúnen en Bolivia bajo las banderas del Foro de Sao Paulo:

“¿Qué menos podemos hacer nosotros y qué menos puede hacer la izquierda de América Latina que crear una conciencia en favor de la unidad? Eso debiera estar inscrito en las banderas de la izquierda. Con socialismo y sin socialismo”.

Lee el resto de esta entrada

Anuncios

Día Mundial del Medio Ambiente: Seis ideas de Fidel sobre el tema

Por Cubadebate

Cada junio el mundo entero celebra el Día Mundial del Medio Ambiente. Un tema que en los momentos actuales cobra gran importancia tras el anuncio de la retirada de Estados Unidos del Acuerdo de París, el más reciente mecanismo adoptado por la comunidad internacional para proteger el planeta en que vivimos.

A propósito y en esta fecha, son muy oportunas las palabras del Comandante en Jefe, Fidel Castro Ruz, cuando, con su visión global, intervino en varias reuniones mundiales sobre el tema.

Lee el resto de esta entrada

#CARICOM-Cuba: Declaración de La Habana

Tomado de: El Blog de Patricio

Declaración Final V Reunión de Ministros de Relaciones Exteriores CARICOM-Cuba

Nosotros, los Ministros de Relaciones Exteriores de la Comunidad del Caribe (CARICOM) y la República de Cuba, reunidos en La Habana, Cuba, el 11 de marzo de 2017, en ocasión de la Quinta Reunión Ministerial CARICOM -Cuba, y en conmemoración del Cuadragésimo Quinto aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas entre los Estados independientes de la CARICOM y Cuba y el Decimoquinto Aniversario del Día Cuba-CARICOM;

Reafirmando las Declaraciones de las Cumbres de La Habana de 2002, Bridgetown de 2005, Santiago de Cuba de 2008, Puerto España de 2011 y La Habana de 2014, y destacando su contribución al avance de nuestros vínculos políticos y cooperación, materializado en el elevado nivel alcanzado por las relaciones entre nuestras naciones;

Reconoce el legado del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, del ex Primer Ministro de Trinidad y Tobago Patrick Manning y del ex Presidente de Haití René Preval, al desarrollo de sólidas relaciones basadas en la amistad sincera, la cooperación y la solidaridad;

Lee el resto de esta entrada

Sesionará hoy y mañana el Consejo de Ministros de la #AEC

Jorge Legañoa Alonso/Bohemia
La XXII Reunión Ordinaria del Consejo de Ministros de la Asociación de Estados del Caribe (AEC) se desarrollará, hoy y mañana, en el Hotel Habana Libre de esta capital. Rogelio Sierra, vicetitular de Relaciones Exteriores de Cuba dijo en conferencia de prensa recientemente que la cita del Consejo de Ministros se enfocará en el trabajo de revitalización y funcionamiento del mecanismo, constituido el 24 de julio de 1994 en Cartagena de Indias, Colombia.  Lee el resto de esta entrada

descarga

Patricio Montesinos/Pensando Americas

La  XIV Cumbre de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América (ALBA), a celebrarse en Caracas el venidero 5 de marzo, será otra oportunidad para trazar nuevas metas en la  batalla que libran actualmente sus países miembros por la definitiva independencia, la unidad y la integración de las naciones latinoamericanas y caribeñas.

Nacida el 14 de diciembre de 2004 por un acuerdo suscripto en La Habana entre los líderes históricos de Venezuela, Hugo Chávez, y de Cuba, Fidel Castro, el ALBA sepultó a la neoliberal Área de Libre Comercio para las Américas (ALCA), que creó Estados Unidos con el propósito de mantener su dominio en la región que se extiende del Río Bravo hasta la Patagonia.

Concebida por Fidel y Chávez como un mecanismo de cooperación y solidaridad en todas las esferas de la sociedad, en beneficio de los pueblos y contra el neoliberalismo salvaje impuesto en la Patria Grande, esa entidad es blanco hoy de una arremetida derechista que financia y estimula Washington.

Lee el resto de esta entrada

La última #reflexión de #Fidel

Por: Gisela García Rivero – Iván Gutiérrez Núñez/

Entre los legados intelectuales más importantes de Fidel en los últimos años destacan sus “reflexiones”.

Según el sitio oficial “Reflexiones del Comandante en Jefe” (disponible en http://www.cuba.cu), entre el 28 de marzo del 2007 y el 9 de Octubre de 2016, Fidel escribió 484 textos denominados así, aunque en esa categoría también incluyó cartas a los líderes venezolanos Hugo Chávez y Nicolás Maduro, el prólogo de un libro sobre Bolivia, mensajes y artículos. El año en que más produjo fue el 2009 con 111 reflexiones, a razón de más de nueve por mes.

Lee el resto de esta entrada

Hasta Siempre #Fidel

Tomado del Blog “Segunda Cita” de Silvio Rodríguez.

“¡Yunques, sonad; enmudeced, campanas!” Se ha marchado Fidel. Hace dos días. La Habana, silenciosa, piensa en él. Los más viejos rememoran los días iniciáticos de la revolución, la lucha contra Batista, la alfabetización, el recibimiento de los guajiros en la capital—incluso por algunos de los burgueses que después se fueron–, la justicia ejemplarizante aplicada a los asesinos y torturadores, la nacionalizaciones de las empresas extranjeras, fundamentalmente yanquis; la reforma agraria, que enfureció al imperio; la cobarde agresión de los mercenarios, urdida por Eisenhower, ejecutada por Kennedy y derrotada en menos de 72 horas, en Playa Girón: ¡primera derrota del imperialismo en América! Y fuimos socialistas: martianos, marxistas, leninistas y, por supuesto, fidelistas. Pero, además, creamos un país donde todos tenemos acceso universal y gratuito a la educación, a los cuidados médicos, al deporte; libre de discriminaciones por el color de la piel, el credo o el género.

Lee el resto de esta entrada

El #Fidel que conocí.

Ignacio Ramonet

Fidel ha muerto, pero es inmortal. Pocos hombres conocieron la gloria de entrar vivos en la leyenda y en la historia. Fidel es uno de ellos. Perteneció a esa generación de insurgentes míticos -Nelson Mandela, Patrice Lumumba, Amílcar Cabral, Che Guevara, Camilo Torres, Turcios Lima, Ahmed Ben Barka- que, persiguiendo un ideal de justicia, se lanzaron en los años 50 a la acción política con la ambición y la esperanza de cambiar un mundo de desigualdades y discriminaciones, marcado por el comienzo de la guerra fría entre la Unión Soviética y Estados Unidos.  Lee el resto de esta entrada

#Fidel, con las ideas en lo más alto

Tomado de las Razones de Cuba por Hassan Pérez Casabona*

Existen acontecimientos que reflejan en toda su dimensión el pensamiento de los seres humanos. No hablo de cualquier pasaje, sino de aquellos momentos singulares, marcados por circunstancias especialmente complejas e intensas, en que los involucrados proyectan con absoluta precisión su manera de actuar, en la misma medida en que emerge, con impresionante naturalidad y nitidez, el calado ético que vertebra dicho ideario.

La historia revolucionaria de Cuba, de Céspedes en la Demajagua a nuestros Cincos Héroes enhiestos en las cárceles del imperio, está preñada de esos instantes en que la estatura moral de los líderes alcanzó cotas excepcionales.

La vida del Comandante en Jefe es paradigmática, en ese sentido, por la forma en que se sobrepuso a avatares, escollos y desafíos surgidos en las distintas etapas de lucha, desde una inquebrantable vocación libertaria que hunde su raíz en José Martí.

Entre muchos ejemplos que revelan la extraordinaria capacidad de encontrar soluciones magistrales, ante el estremecimiento provocado por un hecho (siempre habrá que evocar la reflexión del Che, aludiendo a la hora cenital en que la humanidad vivió una alarma nuclear, de que “Nunca brilló tan alto un estadista como en los días luminosos y tristes de la Crisis de Octubre”) quiero detenerme en dos que, aunque separados en el tiempo, testimonian además la esencia profundamente humanista de su comportamiento.

 

El primero, ocurrido en noviembre de 1956, atestiguó ante sus compañeros de travesía en el Granma que el proyecto revolucionario, que entraba en una fase decisiva con la expedición –el legado de los caídos en el Moncada, que no estaban “ni olvidados ni muertos” acompañó a aquellos 82 hombres- pasaba ante todo por la disposición de preservar la vida de cada participante en la titánica aventura, incluso si ello suponía nuevos riesgos e imponderables.

Cuando Fidel (aguzando cada sentido y a través de un olfato inigualable, que le permitió sortear con éxito lo mismo escaramuzas que los valladares más  enrevesados) dirigió la búsqueda de Roberto Roque Núñez, luego de que éste cayera al agua, tomó cuerpo uno de los pilares sobre los que se erigiría la construcción del socialismo insular desde sus albores, y que con renovados bríos y confianza en el futuro acaba de ratificar el General de Ejército Raúl Castro Ruz, en su Informe Central al VII Congreso del PCC.

Cuarenta y dos años después, exactamente el 6 de diciembre de 1999, el líder histórico de la Revolución Cubana escribió en la escuela Marcelo Salado de Cárdenas, “Por la libertad de Eliancito, ¡Patria o Muerte!”. Ese día, justo cuando el niño secuestrado por la mafia anticubana de Miami cumplió seis años, Fidel revalidó con marcado carácter simbólico, la coherencia de su accionar a través del tiempo.

Una vez más, sin estridencia alguna pero con convicción acendrada, sus palabras encumbraron un modelo de desempeño -refrendado por el pueblo desde que se agolpó en las carreteras para vitorear a los barbudos que desfilaron ante sus ojos en legendaria caravana- en el que garantizar la vida, la salud, la educación, la igualdad de derechos y oportunidades para cada persona, desbordando origen social, procedencia étnica o creencia religiosa, constituyen la médula del quehacer revolucionario.

Nació así, en el reclamo por el regreso de un niño junto a su padre, una colosal batalla en el terreno de las ideas, cuya divisa suprema representó brindar la posibilidad de proseguir creciendo en el plano de los conocimientos, utilizando como rampa de despegue el gigantesco capital humano formado a lo largo de la epopeya.

El combate porque Elián González Brotons -que con orgullo vemos convertido hoy en profesional universitario y “en el más chiquito de nuestros héroes”[1]– pudiera recibir el cariño y la educación de Juan Miguel, fue en verdad, desde el alumbramiento, una lucha por el derecho de todos los progenitores  tercermundistas a permanecer junto a sus hijos.

Elián González, en una sesión de la Asamblea Nacional del Poder Popular, acompañado de su padre y de dos de nuestros cinco luchadores antiterroristas

Esa gesta se fundó sobre sólidas bases culturales, reinterpretando la larga tradición que se remonta a la época en que en las calles el pueblo conocía que uno de los  mandatos principales era fomentar hábitos de lectura, luego de la victoria en la campaña de alfabetización,  y que se cimentó en documentos imperecederos como Palabras a los Intelectuales, que fijaron desde entonces una plataforma extraordinariamente inclusiva para la defensa de nuestra obra.

En aquellas jornadas incesantes, cuya primera etapa se prolongó hasta el miércoles 28 de junio del 2000, en que el infante cardenense descendió en brazos de su padre del avión que lo trajo a Cuba, el pueblo se volcó a las calles, como un solo haz, con la certeza de que ese niño significaba, parafraseando al martiano inmenso que es Cintio Vitier, un “Capitán de la alegría, que nos unió para siempre”. [2]

Fue también un alud de argumentos, reflexiones y análisis en los que, bajo la impronta de Fidel, el pueblo se propuso emprender una transformación en diferentes ámbitos, que multiplicaran las fortalezas para encarar los grandes retos que imponía el tercer milenio en un mundo signado, como igualmente nos alertó ese hombre excepcional cuyo 90 cumpleaños festejamos, por una crisis civilizatoria.

Una premisa recurrente animó cada tarea a ejecutar en las más variadas trincheras: la Revolución solo puede ser hija de la cultura y la ideas.  Ese concepto, en realidad, comenzó a ganar potencia antes, en el momento en que desde la Universidad Central de Venezuela, el 3 de febrero de 1999, Fidel meditó ampliamente sobre esa relación dialéctica, durante un encuentro con estudiantes, a propósito de su viaje para la toma de posesión del inolvidable Comandante Presidente Hugo Rafael Chávez Frías.

Trabajar porque el pueblo (sin reduccionismo alguno, ni posiciones maniqueas que cercenaran la riqueza de una concepción de tal envergadura) recibiera las herramientas que lo dotaran de una preparación general integral no fue una utopía, sino demostración irrefutable de que era posible marchar hacia derroteros cualitativamente superiores.

El Juramento de Baraguá es el más elevado testimonio de esa aspiración emancipatoria, cuyo embrión emana en buena lid del Programa del Moncada, donde se tejió con audacia la manera en que encontrarían solución los males consustanciales a aquella caricatura de república, enfilada por entero a los designios de Wall Street.  Allí, ante la gloria inmortal de Maceo y la presencia de Fidel, el 19 de febrero del 2000, se hizo patente que Cuba redescubriría no solo su geografía sino sus “inteligencias cultivadas”. Bajo esa óptica la batalla se convirtió, he ahí su mayor trascendencia, no solo en el arte de la réplica y la contrarréplica sino en “hechos y realizaciones concretas”. [3]

En lo adelante (retomando preceptos que nos acompañan desde el triunfo)  cada encomienda, ora en el campo educacional, ora en los escenarios internacionales exigiendo el cese del bloqueo genocida, ora participando con hidalguía – y sin retroceder un ápice en los principios que constituyen la génesis de nuestro  devenir- en el proceso de restablecimiento y normalización de relaciones con nuestro enemigo histórico, o en la ardua tarea de actualizar el modelo económico, ha sido asumida con la convicción inequívoca, que brota de las alertas del Apóstol, al plantear: “De pensamiento es la guerra mayor que se nos hace; ganémosla a pensamiento”.

En esa dirección Fidel, como Martí, son dos manantiales inagotables de los que se nutre (al igual que de los aportes del marxismo-leninismo, con su vigorosa interpretación científica del mundo) nuestra ideología revolucionaria. Beber de ese torrente es una necesidad impostergable, fundamentalmente en el caso de las generaciones bisoñas que, desde la convergencia estratégica con sus predecesores, incorporan a la construcción de la sociedad su mirada genuina, atemperada a la etapa concreta en que se desenvuelven.

Ya lo expresó un joven cuya ascendencia encontró resonancias continentales. Julio Antonio Mella -la trayectoria límpida del también fundador junto a Carlos Baliño del primer Partido Comunista, el 16 de agosto de 1925, inspiró al estudiante  Fidel cuando ascendió por la Escalinata universitaria, el 4 de septiembre de 1945-,  no tuvo dudas en sentenciar: “He aquí lo que somos hoy, eternos jóvenes rebeldes luchando con las ideas en lo más alto”.

Esa antorcha, que nuestro invencible Comandante en Jefe propulsó a dimensiones insospechadas, será custodiada con celo por el pueblo antillano, que aprecia en ella (las ideas en la cúspide) el escudo y espada que nos resguardará en cualquier circunstancia y el resorte, al mismo tiempo, desde el que debemos edificar el socialismo próspero y sostenible que nos hemos  propuesto.

Junto al inolvidable Comandante Hugo Rafael Chávez, “el mejor amigo del pueblo cubano”

*El autor es Licenciado en Historia; Especialista en Defensa y Seguridad Nacional y Profesor Auxiliar del Centro de Estudios Hemisféricos y sobre Estados Unidos (CEHSEU) de la Universidad de La Habana.

(Tomado de la Edición Especial de la Revista Verde Olivo, a propósito del 90 cumpleaños de Fidel)

 

 

 

Referencias.

[1] Así se refirió a él, en sentidas palabras, el compañero Raúl durante la Asamblea Nacional del Poder Popular, el sábado 20 de diciembre del 2014. En esa IV Sesión, de la VIII Legislatura de nuestro Parlamento, se encontraban como invitados especiales los antiterroristas y Héroes de la República de Cuba, Gerardo Hernández, Ramón Labañino y Antonio Guerrero (que retornaron a casa tres días antes), Fernando González y René González, así como el coronel Orlando Cardoso Villavicencio, igualmente Héroe, quien permaneció durante más de diez años como prisionero de guerra en cárceles africanas. La prensa reflejó, sobre el saludo del General de Ejército al joven, quien estuvo acompañado de su padre Juan Miguel, que: “A Elián, Raúl lo llamó `el más chiquito de nuestros héroes´, aunque aclaró que `no tiene la medalla, ni se la vamos a dar, porque se la tiene que ganar´, bromeó. `Pero le voy a regalar esta que uso cuando estoy vestido de civil´, dijo el Presidente de los Consejo de Estado y de Ministros, señalando la medalla de Héroe de la República que él porta siempre en la solapa. Será `como recuerdo, no te la puedes poner´, le dijo sonriente. Ver en: “Los cinco son ejemplo de las ideas sembradas en el pueblo por la Revolución”, Juventud Rebelde, domingo 21 de diciembre de 2014, p. 02.

[2] Entre el 5 de diciembre de 1999, en que 1600 delegados e invitados a la VIII Conferencia de las Brigadas Técnicas Juveniles se congregaron frente a la entonces Sección de Intereses de Estados Unidos, en el malecón habanero, y el 28 de junio del 2000, se realizaron 106 Tribunas Abiertas, 84 Mesas Redondas y 11 Marchas del Pueblo Combatiente.

[3] En el trascendental documento aprobado en el mismo sitio donde Antonio Maceo protagonizó su enérgica protesta, se afirma: “Y en medio de esa lucha pacífica de ideas, nuestra vida seguirá adelante, continuaremos nuestro épico esfuerzo por vencer las dificultades, por el desarrollo económico y social de nuestra patria”.  En la clausura del Tercer Congreso Pioneril, el 9 de julio del 2001, ahondando en sus valoraciones conceptuales sobre la Batalla de Ideas, Fidel expresó: “Pudiéramos llamarla hasta de un modo más sencillo, la batalla de la verdad contra la mentira; la batalla del humanismo contra la deshumanización; la batalla de la hermandad y la fraternidad contra el más grosero egoísmo; la batalla de la libertad contra la tiranía; la batalla de la cultura contra la ignorancia; la batalla de la igualdad contra la más infame desigualdad; la batalla de la justicia contra la más brutal injusticia; la batalla por nuestro pueblo y la batalla por otros pueblos, porque si vamos a su esencia es la batalla de nuestro pequeño país y de nuestro heroico pueblo por la humanidad y no lo afirmaría así si no estuviese totalmente seguro de nuestra victoria”. Ver: Batalla por la liberación de Elián González, Editora Política, La Habana, 2000, pp. 132-136, y A los revolucionarios más jóvenes, (Selección, Roilán Rodríguez Barbán), Impresiones Minag, La Habana, 2011, p. 94.

#Cuba ha formado más de 80 mil #médicos de otros países

elam-cubaTomado de: Razones de Cuba

En los últimos 50 años Cuba ha formado más de 80 mil médicos procedentes de América Latina, el Caribe, África, Estados Unidos, Pakistán y China, de forma totalmente gratuita, anunció un experto de la isla caribeña. En entrevista concedida a la Agencia Cubana de Noticias, el Doctor Luis Estruch Rancaño, Profesor Consultante y de Mérito de la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM), destacó que ello es muestra de cómo una nación pequeña, con pocos recursos económicos, tiene una gran riqueza que es el capital humano.
Lee el resto de esta entrada

Los #cubanos fusilados en 1959 eran asesinos y torturadores, no inocentes

Por Arthur González

Publicaciones anticubanas financiadas por Estados Unidos para sus campañas difamatorias contra la Revolución cubana, informan como gran noticia que el escritor y artista plástico Juan Abreu, nacido en La Habana 1952 y residente en Miami, expondrá el siete de febrero del 2017 en la sede del Parlamento Europeo, una serie de sus pinturas titulada 1959, sobre retratos de los fusilamientos llevados a cabo en Cuba a los asesinos y torturadores al servicio del dictador Fulgencio Batistas Zaldívar.

Es conocido que la CIA llevó a cabo una conjura para hacerle creer al mundo que la Revolución triunfante ejecutaba a personas inocentes, conjueces-jpg el fin de trastocar la verdad para buscar el rechazo de América latina y justificar de esa forma los planes que meses más tarde iniciaron para condenar a Cuba, expulsarla de la Organización de Estados Americanos e invadirla mediante una brigada mercenaria organizada, entrenada y financiada por el Gobierno estadounidense, que pretendía devolver el poder a los testaferros del dictador.

En julio del año 1959, Fidel Castro explicaba ante cientos de periodistas, las mentiras fabricadas desde Washington para desprestigiar el proceso revolucionario e intentar detener la aplicación de la justicia sobre los asesinos a sueldo del régimen batistiano, apoyado por Estados Unidos a pesar de conocer su carácter sanguinario.

Lee el resto de esta entrada

Un debate mundial en una isla

Tomado de: Granma

Nueva Es­parta, el portal insular de Venezuela al Caribe, archipiélago y entidad federal de la geografía nacional, será una especie de pequeña capital mundial desde mañana y hasta el próximo domingo.

Margarita, la isla mayor de las tres que lo conforman, acogerá a miembros y observadores del Movimiento de Países No Alineados (MNOAL) en su XVII Conferencia Cumbre, y como con la presencia de sus presidentes van siempre los países, la reunión tomará forma inevitable de concilio universal.

Lee el resto de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: